GIRLS IN GREEN

  • PT
  • EN
  • ES

Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given in /home/customer/www/girlsingreen.net/public_html/wp-content/plugins/elementskit-lite/modules/megamenu/walker-nav-menu.php on line 210

Uno de los textos más completos que ya encontramos sobre cómo secar y curar propiamente sus buds, escrito por, el ya fallecido e increíble cazador de strains, Franco Loja

Traducción libre del texto publicado en la página de Ed Rosenthal.

Por mi gran amigo, el ya fallecido increíble cazador de strains, Franco Loja.

Todo jardinero de marihuana empieza un nuevo ciclo esperando nutrir plantas saludables que van a dar buds gordos y sabrosos. Todo ciclo involucra meses de arduo trabajo, desde de la selección de las variedades hasta la vega, flora, ripening y la cosecha. Después de todo el esfuerzo, compromiso y espera, la fase final llega. Ahora ya es tarde para arreglar posibles errores cometidos durante la floración, pero nunca es muy tarde para elevar el efecto y el sabor de sus buds con la implementación de un proceso controlado de secado y cura.

Secar es tan importante cuanto el cultivo en sí mismo, y un malo secado puede arruinar los mejores buds. Secar significa reducir la cantidad de agua del bud para 10-15%, dependiendo del crujido deseado del producto. La mayoría de los jardineros comerciales ni siquiera curan sus buds, hacen solamente el secado y ya ponen el producto a la venta. La cura es un largo proceso, pero es necesario, para alcanzar la mejor calidad posible en el humo. Para los verdaderos degustadores, la cura es la esencia de todo, el paso final para el resultado perfecto.

Hay muchas formas de hacer el proceso de cura y secado, pero el método que más me gusta es usar un espacio con un clima controlado. El espacio debe ser iluminado con lámparas verdes, sean fluorescentes o LED, pues el spectrum verde no modifica el material de la planta. La temperatura y la humedad deben ser, constantemente, controladas y adaptadas, y el cambio de aire calibrado para el volumen deseado.

En una situación ideal, la mayoría del agua debería evaporar durante los tres primeros días, y ahí el proceso exige más tiempo. Para alcanzar dicho grado de evaporación en los primeros días, una temperatura de 68 ºF (20ºC) y humedad relativa de 55% van garantizar que el bud quede con, aproximadamente, 30-40% de agua. De ahora en adelante, la temperatura debería caer algunos grados para 64ºF (18ºC) para reducir la velocidad del proceso. Eso permitirá que la clorofila se descompone y starches para ser usada. Cuanto más rápido sea el secado, más clorofila quedará en el bud y el humo será amargo y con gusto de material en el final. Otro factor crítico es la humedad del aire: se esté abajo de los 50%, los buds secarán muy rápido. Un timer y un sistema de control de aire, con controlador de humedad pueden ayudar en este proceso, que debería llevar entre 10 y 15 días para el gusto perfecto.

El gusto perfecto no es la única variable afectada por el proceso de secado. El efecto que el bud tendrá en el cuerpo también puede sufrir variación. Cuanto más tiempo el bud quedar secando, más del THC irá transformarse en CBN y otros cannabinoides. Así, mismo hablando de la misma strain, el efecto puede ser más “chapado” o más agitado, puede ser que levante o baje la agitación. La diferencia entre secar por 10 ou 14 días no es evidente para los principiantes, pero, para un conocedor, hay un mundo de diferencia.

Puesto que el bud esté seco, es la vez de los jardineros empaquen su cosecha. Los productores más comerciales van a secar su producto hasta que tengan 15% de agua, lo que resulta en un producto más pesado (cuanto más agua, más dinero). Quién produce por calidad, va esperar que el contenido que el contenido del agua baje en torno a las 8%. Eso Esto optimiza el sabor y hace que la hierba queme mejor. Cuando la hierba sea fumada con el tabaco, más agua es mejor, entre 10-12% para la quema ideal. Cuando la marihuana va a ser destinada vaporizar, es mejor dejarla con un poco más de agua, entre 12-15%. Esto impide la combustión fácil de partículas menores en la temperatura de la vaporización.

El proceso de cura

Una vez concluido el secado del producto, el buen conocedor todavía dedica uno o dos meses a la cura. El proceso de cura de la marihuana se asemeja al proceso de envejecimiento de un buen vino. Si la calidad de la hierba no es buena, no vale la pena el esfuerzo y tiempo necesario para curarla. Por otro lado, si los buds son de alto nivel, vale la pena esperar un poco más para obtener el mejor resultado posible. Yo curo cannabis empacando en una caja de madera o cartón y presionando levemente para que algunos de los tricomas se rompan. Sus aceites y terpenos se esparcen por la superficie del bud. Después de empacar, dejo los buds en un ambiente de 18ºC (64ºF), 50% de humedad relativa y oscuridad total por un periodo de 1 hasta 2 meses. Verificar regularmente garantiza las condiciones correctas siempre. Asegúrese de que la humedad permanezca entre 45 y 50% para evitar la formación moho y hongos. Si los buds huelen a moho o amoníaco, los recipientes deben ser abiertos inmediatamente, permitiendo que el bud seque en un ambiente más caluroso durante algunas horas antes de seguir el proceso de cura. Eso puede ser la consecuencia de curar plantas no perfectamente secas.

La cura es un arte e debe y debe ser intentada, primero, con lotes pequeños. Aumenta la intensidad del sabor y lentamente, pero de manera constante, disminuye el THC en favor del CBN, que es mucho menos potente que el THC. El efecto de una marihuana bien curada es más profundo e introspectivo, sirviendo casi como una meditación y una profundización interna. El sabor se convierte mucho más complejo y refinado, ganando en profundidad, así como en la variación del ramo.

Los buds curados, que empezaron un poco más húmedos, serán ligeramente acastañados y tendrán un olor profundo típico, uno que los fumadores reales aman del fundo de sus almas. Los buds curados, cuando más secos, retienen más THC, clorofila y un ramo más fresco. Como un buen vino envejecido, hay algo único en una cosecha bien curada que cualquier conocedor experimentado debe sentir al menos una vez.

FUENTES

https://www.edrosenthal.com/the-guru-of-ganja-blog/drying-and-curing-cannabis-the-art-of-enhancing-effect-and-flavor

guest
0 Comentários
Inline Feedbacks
View all comments