GIRLS IN GREEN

  • PT
  • EN
  • ES

Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, string given in /home/customer/www/girlsingreen.net/public_html/wp-content/plugins/elementskit-lite/modules/megamenu/walker-nav-menu.php on line 210

Trasplantar tu cannabis es otro paso en el proceso de cultivo, y puede tener muchos beneficios cuando se hace correctamente y puede estresar tu planta cuando se hace incorrectamente. ¡Aquí te contamos cómo!

Trasplantar tu cannabis es un momento súper importante: no solo para que la planta crezca bien, sino también para identificar cualquier tipo de problema en sus raíces, al fin y al cabo, no es algo que se quede en la superficie, y por tanto, nunca lo vemos. Además, podemos usar este proceso para rastrear el crecimiento de nuestra amada hierba.

Aunque mucha gente piensa que el tamaño de la planta importa, de hecho lo que debemos tener en cuenta a la hora de trasplantar es el desarrollo de las raíces en esa planta. ¡Es fundamental que hagamos este proceso con el mayor cuidado posible para no estresar nuestra flor!

¿Quieres saber más sobre este tema? Aquí te explicaremos un poco su importancia y te mostraremos un paso a paso para que, cuando llegue el momento, sepas hacer todo de la manera correcta.

¿Por qué trasplantar?

Como mencionamos anteriormente, el trasplante es fundamental para que conozcas la etapa de desarrollo en la que se encuentra la planta, para controlar su tamaño y su enraizamiento, además de conocer más sobre su salud. Después de todo, ¡abajo es tan importante como arriba! Si las raíces tienen problemas, querrás resolverlos lo antes posible para no comprometer tu cannabis.

Nuestros mayores consejos en este momento son:

  • Comienza con algo pequeño: haga brotar su semilla y colóquela en un lugar pequeño primero, como un vaso de plástico o un mini jarrón.

  • ¡No uses vasos transparentes! La luz puede comprometer sus raíces y desperdiciar el trabajo.

  • ¿Vas a poner la planta en un vaso de plástico? Taladre agujeros en la base antes de trasplantar, para que ninguna raíz se atasque o sufra daños o tensión.

  • Algunos cultivadores recomiendan algunos trasplantes hasta que dejes tu planta en la maceta final, y vale la pena recordar que la maceta final es lo suficientemente grande como para que puedas poner la planta para florecer. Con algunos trasplantes, tendrá más posibilidades de controlar de cerca el desarrollo y la salud de sus raíces. Pero es necesario saber medir: ¡repetir el proceso a menudo puede estresar la planta! Una o dos veces puede ser suficiente.

  • Los contenedores más pequeños también son una buena forma de comenzar. Después de la germinación, usa una maceta pequeña. Esto ayudará en el desarrollo de las raíces y disminuirá las posibilidades de que riegues demasiado y arroja una cascada de agua sobre tu pequeña planta. (Sí, ya matamos algunas semillas tirando demasiada agua, no hagas eso migas)

  • Para saber si debe trasplantar, toca el costado del recipiente / jarrón para aflojar la tierra / raíces de las paredes. Gira lentamente y siente con las manos si la planta se afloja en un cuadrado lleno de raíces, o si la tierra comienza a desintegrarse. Si ella sostiene la tierra, ¡es el momento adecuado! Si el suelo se afloja, significa que aún no tiene suficientes raíces para trasladarse a un espacio más grande.

  • ¡Usa el calendario biodinámico! Los días de flores son los ideales para trasplantar. Tenemos aproximadamente seis días de flores al mes. Márquelos en tu calendario privado para hacer esto y defoliar según sea necesario.

Otra razón importante para trasplantar es permitir el crecimiento de su planta, o incluso detenerlo. Para aquellos que cultivan indoor, es mejor dejar de trasplantar cuando la altura de la planta sea buena para su cultivo. Aumentar la superficie de contacto y el espacio de la raíz permite un crecimiento continuo, y al plantar en el suelo, ¡el cannabis puede alcanzar muchos metros increíbles!

El trasplante es fundamental para que conozcas la etapa de desarrollo en la que se encuentra la planta

A qué prestar atención al trasplantar

Para trasplantar, debes tener un suelo muy saludable para alimentar y nutrir a tu pequeña planta. Es importante que, en ese momento, revises tu terreno. Si contiene insectos indeseables, hongos o incluso problemas en la estructura, puedes resolver todo esto antes de que ocurra el trasplante (pronto, hablemos sobre el control de plagas, ¡así que estén atentos aquí!).

También es hora de mirar de cerca lo que dicen las raíces de tu planta:

  • Las raíces parduscas o verdosas y pegajosas, como si tuvieran limo, son indicativas de problemas.

  • También debes tener cuidado con los nematodos. Este tipo de gusano se alimenta de las raíces de la planta y puede comprometer su crecimiento y provocar enfermedades. Son como pequeños gusanos blancos, pero no se equivoquen: estas pequeñas criaturas peligrosas eliminan el contenido celular de la raíz, impidiendo la absorción de agua y nutrientes por parte de las plantas.

  • Para deshacerte de los nematodos malos, pienses en obtener buenos nematodos. Hay algunos nematodos beneficiosos que ayudan a deshacerse del hongo mosquito (fungus gnat) y algunas otras infestaciones. ¡Investiga al respecto!

Ahora que lo sabes, ¿vamos paso a paso?

Paso a paso: hora del trasplante

¿Hiciste todas las pruebas y viste que llegó el momento del trasplante? ¡Pongamos nuestras manos en el suelo!

  • Paso 1: Lávate las manos o usa guantes para evitar la contaminación de raíces delicadas. ¡Mantén el medio ambiente lo más higiénico posible para este proceso!

Consejo: trata de no regar las plantas el día anterior al trasplante. Esto permitirá que la tierra se adhiera un poco cuando se retire del recipiente de inicio.

  • Paso 2: comprueba que el recipiente receptor se haya llenado con el medio de cultivo y que haya suficiente espacio para trasplantar de forma segura.

Consejo: no molestes ni dañes las raíces al trasplantar. El primer trasplante presenta el mayor riesgo de shock, y esto ocurre como resultado directo del daño y la agitación en las raíces. El estrés puede causar problemas de desarrollo, ¡o incluso convertir tu planta en un macho o hermafrodita!

Consejo 2: evita la luz brillante al trasplantar. Esto también ayudará a evitar el impacto del trasplante.

  • Paso 3: saca tu planta del recipiente más pequeño y muévete al más grande. Colóquela en el centro y rellena los bordes con tierra.

  • Paso 4: Administra siempre una cantidad saludable de agua después de un trasplante.

Aumentar la superficie de contacto y el espacio de la raíz permite un crecimiento continuo

Otros consejos de trasplante

Este proceso tiene que hacerse con prudencia, ¿ves? Entonces, aquí hay más información que creemos que es muy importante por el momento:

  • Siempre controla las plantas para detectar síntomas de estrés o raíces superpobladas.

  • Evita poner demasiada tierra en un recipiente durante y después del trasplante. Esto puede comprometer el drenaje y dañar los sistemas de raíces.

  • No trasplantes después del comienzo del ciclo de floración de la planta. El impacto del trasplante puede afectar el desarrollo inicial de una planta durante esta fase.

  • Da a la planta al menos 1-2 semanas después de un trasplante antes de que comience la floración.

  • Ten suficiente espacio disponible en el contenedor final para que una planta se desarrolle completamente. Para ambientes interiores, esto significa de 3 a 5 litros.

  • Las plantas más grandes pueden requerir esquejes y otros mecanismos de soporte para evitar daños estructurales durante y después del trasplante.

Si respetas todo esto durante el proceso, te garantizamos que tu planta se desarrollará muy bien y estará súper feliz con más espacio para crecer. Después de todo, incluso nosotros somos así, ¿verdad?

¿Tienes algún consejo especial para el trasplante? Cuéntanos, también nos encanta saber más de ti.

Nos vemos la semana que viene, con más consejos de cultivo para cultivar el mejor cannabis del mundo.

guest
0 Comentários
Inline Feedbacks
View all comments